jueves, febrero 12, 2015

100% MARVEL. PUNISHER: EL CASTIGADOR 4 Blanco y negro

Autores: Marc Guggenheim, Leinil Yu, Nathan Edmonson, Mitch Gerads y Mico Suayan

Panini Cómics 


Precio: 16,5 euros


Contiene Punisher: The Trial of The Punisher 1 y 2 y Punisher v8, 1-6 USA 

Valoración: 4 sobre 10

Citas: -"No acabo de sugerirle nada que haga que me gane un tiro, ¿verdad?" (Lisa Santos, abogada)


-"¿Quieres acortarme la vida, Lou?" (Frank Castle)


Reseña: Una razón por la que sé que no me ha gustado una historia de Punisher se encuentra cuando aparece mi añoranza por las etapas de Jason Aaron y Garth Ennis y creer que el personaje murió en sus páginas, con su humor negro y su cruda violencia verosímil. Parece que en Marvel no se quiera dejar demasiado tiempo enterrado al personaje, aunque pocos guionistas se atrevan a reflejarlo tan oscuro y brutal como hace años. Y eso que la historia de Marc Guggenheim prometía en un principio y engancha cuando el Castigador se entrega a las autoridades. Entonces todo el aparato judicial se pone en marcha y se celebra un juicio para determinar sobre la cordura del juzgado y, por tanto, sobre su responsabilidad en sus actos. Pero el guionista acaba la historia de manera grosera y típica, con el implacable pistolero burlándose del sistema judicial y de aquellos que habían confiado en él.

La segunda historia, de 
Nathan Edmonson, no mejora nada, al contrario, porque intentan hacer al protagonista como alguien campechano que de vez en cuando liquida a criminales. El guionista lo traslada a Los Ángeles donde ameniza sus días en una cafetería donde charla con humor con el dueño y una compañera policía a la que empieza a trastocarle sus propias convicciones sobre la eficacia del sistema que detiene y no mata al criminal. Aun más, el Castigador adopta un coyote inexplicablemente dócil y que regala a un amigo que le suministra armamento. En cuanto al enemigo, el guionista junta churras con meninas, esto es, mezcla un cartel de narcos que recurre a la tecnología de IMA y contrata a Electro como matón para darle más emoción a la cosa. No se explica bien cómo resiste el protagonista tanta descarga (según argumenta, cuando ya se ha sufrido tanto, se soporta el dolor hasta límites inconcebibles) ni a quiénes pretenden vender su mercancía los narcos cuando liquiden a sus rivales con armas de destrucción en masa. Nada destacable en este tomo.

1 comentario:

MIGUEL OHARA dijo...

Excelente reseña.