jueves, mayo 23, 2013

Los Proyectos Manhattan nº01

Guión Jonathan Hickman 
 
Dibujo
Nick Pitarra

Color: Jordie Bellaire


Planeta

Incluye 
The Manhattan Projects # 1-5

Valoración: 7 sobre 10


Precio14.95 €

Citas: -"Lo que sea capaz de imaginar...o de soñar...Le proporcionaremos los recursos necesarios para crearlo." (
Leslie Richard Groves)


-"Verá...la ciencia es lo único que ha importado siempre." (Wernher Von Braun)

-"Eres un hombre muerto que vivió...Así que haz que valga la pena. Porque aunque ahora tengas una vida media de 24000 años...Eso no es nada frente a la eternidad." (Enrico Fermi)

-"Nos hemos convertido en muerte, destructores de mundos." (Julius Robert Oppenheimer)

Reseña: La lectura de este tomo que recopila cinco números de esta serie abierta me recuerda a un par de ideas que ya había leído, sin ánimo de contar "batallitas". En primer lugar, cuando le preguntaron en una entrevista a mi admirado José Luis Sampedro cómo concebía el futuro, contestó que, como la Iglesia y la economía se encuentran ancladas en teorías del pasado, y sólo progresa la ciencia, se imaginaba una élite científica y el resto, productores y consumidores. También ese dilema ético que algunos nos planteamos cuando pensamos que para qué se envió un hombre a la Luna si no repercute en apenas nada en el ciudadano de a pie y, sobre todo, con el hambre que pasan millones de personas, para lo cual sus promotores sólo disponen de una respuesta: porque se podía hacer.

De esta forma, esta serie la protagoniza un grupo de científicos, sin poderes asombrosos (si no tomamos en cuenta que Openheimer coma cerebros para absorber conocimientos), sólo las mejores mentes del planeta, sin ningún límite económico, moral ni político. Es decir, no responden ante ningún gobierno elegido por el pueblo, poseen fondos ilimitados y no presentan dilemas morales ante las consecuencias de sus actos, de hecho, algunos de estos científicos se manifiestan claramente como perturbados mentales. Harán cualquier cosa, todo ello en pro del avance científico, alimentar el ego personal de algunos científicos y su deseo de pasar a la inmortalidad histórica y por la seguridad de los EE. UU. y, si hace falta, del resto del mundo. Recordemos que el proyecto Manhattan consistía en un proyecto científico desarrollado durante la II Guerra Mundial con el fin de crear la bomba atómica antes que los nazis, bajo la dirección del físico Julius Robert Oppenheimermientras que de la seguridad y las operaciones militares se hacía cargo el general Leslie Richard Groves. Es decir, que el guionista toma acontecimientos y personajes históricos, como Albert Einstein, Robert Openheimer, Wernher Von Braun, Enrico Fermi, Harry K. Daghlian, Richard Feynman, Harry S. Truman o Franklin D. Roosevelt, para luego, en sus mismas palabras "darle una vuelta de tuerca para que el suelo desaparezca bajo los pies del lector" reinterpretando la historia y usando a los personajes como unos locos geniales y psicóticos.

A partir de esta base histórica, Jonathan Hickman da rienda suelta a su fecunda imaginación en cuya serie verterá toda clase de ideas extrañas y sorprendentes, como samuráis robóticos; estudios de las especies que habitan la Vía Láctea; contactos con OVNIs y genocidios alienígenas; Roosevelt en reanimación robótica; un científico irradiado (que en el mundo real le ocurrió); un perverso Albert Einstein de otra dimensión: un portal para viajar de un lado a otro de la galaxia...Se trata de una serie muy prometedora, en donde el dibujante se encuentra a la altura de las circunstancias con su dibujo minucioso y un reflejo efectivo de la locura de los personajes.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me leí este número y me ha gustado. Ahora bien, quiero rebatir una idea que se ha expresado en este comentario: que enviar un hombre a la Luna no ha tenido repercusión en la vida normal de la gente. Falso completamente. Todos los grandes proyectos científicos (astronáutica, militares, sanitarios, etc.), repercuten en la calle siempre. Por ejemplo, la necesidad de unas buenas comunicaciones para enviar un cohete a la Luna obligó a desarrollar la tecnología de lentes más pulidas de lo normal, y que hoy nos permite tener gafas o lentes de contacto mejores que hace apenas veinte años. O por ejemplo, los desarrollos militares en comunicaciones de los años 60 y 70, fueron el origen de lo que hoy en Internet, sin la cual no podríamos desarrollar la inmensa mayoría de los trabajos y beneficios que hoy tenemos. Y así con infinidad de prestaciones. Así que toda la investigación de élite y supuestamente alejada de la calle, en el fondo es muy necesaria para el desarrollo social. Ya está bien de seguir demonizando la ciencia. Ese comentario anticientífico va en la misma línea que los recortes del gobierno de Rajoy, y hay que denunciarlo.

John Doe dijo...

En absoluto estoy contra la ciencia y de cualquier avance al respecto. Soy de los que defienden que nunca se deberían hacer recortes en SANIDAD, EDUCACIÓN y CIENCIA (te recomiendo mi blog al respecto: www.infodignados.com). Lo que digo es que enviar gente al espacio, a la Luna o como se quiere ahora, a Marte, me resulta inmoral mientras haya tanta gente pasando hambre. Pienso que se puede avanzar en ciencia por medios menos costosos. Y esto no quiere decir q esté a favor de los recortes en ciencia. También considero que dedicar dinero a salvar bancos o a la construcción del AVE son inmorales y espero que eso no me convierta para ti en un antisistema que va contra el progreso, ese progreso que es echar cemento sobre tierra fértil? para qué queremos llegar rápido a cualquier punto de España con un país con una educación y una ciencia deplorables?